TURISMO

La alimentación en verano

4views

Foto: danjaeger

Consejos y recomendaciones para la adecuada conservación y manipulación de alimentos en épocas de calor, menús saludables y variados así como propuestas para incluir frutas y verduras en la dieta diaria.

Durante el verano, es cuando se debe extremar al máximo el cuidado de los alimentos con el objeto de evitar las intoxicaciones alimentarias, trastornos que se originan por consumir los alimentos en mal estado. La causa es la inadecuada conservación y manipulación de los productos alimenticios, debido a las elevadas temperaturas.

Foto: panuru

Recomendaciones

– Si hace turismo rural, no busque alimentos «caseros» o «artesanales» sin marcas, adquiéralos con garantías para su salud (etiquetados, con control sanitario, etc.).

– NO rompa la cadena de frío de los alimentos.

Descongele los alimentos siempre dentro de la nevera y NO los recongele una vez descongelados.

– Organice la compra de alimentos, adquiera los productos perecederos frescos o congelados en el último momento antes de llevarlos a casa, de esta manera sencilla no se rompe la cadena de frío.

Compruebe la fecha de caducidad o de consumo preferente e instrucciones de conservación de los alimentos envasados antes de su consumo.

NO adquiera alimentos perecederos en venta ambulante, especialmente huevos.

– En caso de consumo de mayonesa casera y salsas o cremas, elaboradas con huevo fresco, consúmalas inmediatamente y deseche los restos.

– Mantenga un orden en su nevera colocando los alimentos según las características y estado de los productos: alimentos cocinados y tapados en la parte alta, los frescos en la parte media y frutas, verduras y hortalizas en la parte baja. No cargar en exceso el frigorífico.

Eliminar los embalajes inútiles y protectores dentro del frigorífico.

Evitar las aperturas frecuentes del frigorífico.

– Mantener una higiene estricta, con la limpieza con agua jabonosa y un enjuague con agua con lejía o vinagre cada 15 días.

Observar el color y olor de los alimentos antes de prepararlos, cualquier cambio constituye una señal de alarma.

Limitar la exposición a temperatura ambiente de los productos sensibles, colocándolos de nuevo en el frigorífico inmediatamente después de su uso.

Lave y desinfecte adecuadamente con agua y unas gotas de lejía (de 3 a 5 gotas por litro según la concentración del producto), APTA para desinfección de agua las frutas, verduras y hortalizas antes de su consumo.

– Mantenga los productos químicos e insecticidas separados y alejados de los alimentos.

– No usar NUNCA recipientes que han contenido alimentos para guardar productos químicos de limpieza y desinfección ya que pueden ingerirse accidentalmente.

– Cuando se preparen comidas para su consumo en la playa o el campo se deberán elaborar con la mínima antelación posible y prestar especial atención a la organización en la nevera para su correcto transporte. Se colocarán en la parte más baja los alimentos que se consumirán al final de la comida y aquellos de consumo más rápido o uso frecuente, como líquidos y refrescos, en la parte alta de la nevera donde se colocan las placas generadoras de frío.

En las comidas de excursión, al campo o playa, evite alimentos con huevos, salsas o cremas y lleve siempre agua envasada. Deseche los restos que hayan sobrado.

En los establecimientos de temporada como chiringuitos, terrazas-bar, camping, etc. consuma productos que le ofrezcan garantía sanitaria y en su caso adecuadamente refrigerados y manipulados con útiles limpios.

Foto: zdelia

Diarreas estivales

¿Cómo prevenirlas? – Conservando los alimentos en el frigorífico, incluso los que ya están cocinados. – Procure que el tiempo que transcurre entre la preparación y consumo de los alimentos sea el menor posible, especialmente aquellos que contengan huevo: mayonesa, tortillas, pastelería, etc.

– Manipulación higiénica de los alimentos.

¿Qué hacer cuando se originan? – No tomar alimentos sólidos durante un periodo comprendido entre 4 y 8 horas. – Es importante beber pequeñas cantidades de líquidos (agua, suero oral, té o agua de té, no azucarado) – Cuando se encuentre mejor empiece a tomar alimentos sólidos: arroz hervido, pescado cocido, yogures, leche mezclada con agua, pulpa de manzana rallada … – Si no nota mejoría a lo largo del día, acuda a su centro de salud.

Adaptar la alimentación a las altas temperaturas

Todas las personas dependientes, mayores, lactantes, niños y niñas menores de tres años, están particularmente expuestas a los riesgos de la deshidratación y del golpe de calor cuando la temperatura es elevada.

Además de las recomendaciones generales que permiten reducir los riesgos de la deshidratación se proponen unos consejos de consumo alimentario para combatir la pérdida de líquidos: es preciso beber líquidos de manera suficiente, pero evitando el exceso.

Consejos para niños y niñas:

Ofrecerles beber frecuentemente, en todas las horas del día, dándoles agua fresca, en biberón o vaso según su edad, sin esperar que manifieste sed.

Por la noche ofrecerle agua fresca cuando se despierte.

– Priorizar los frutos frescos o en compota y legumbres verdes para las comidas.

Ofrecerle yogures cuando ya pueda tomar otra dieta y no exista contraindicación (intolerancia a la lactosa), que impida comer productos lácteos.

>> Menú saludable: Ejemplos de Desayunos y meriendas saludables.

>> Comer colores: frutas y verduras, fuente de salud.