SALUD

El Arboretum de la Alfaguara

2views

Foto: Eva Penélope

Una de las cosas que he aprendido fácilmente a disfrutar en Granada es la cercanía que tenemos del campo. Si vienes de una ciudad grande los accesos para llegar hasta la flora y fauna son mucho más largos y complicados. Cuando llegué a Granada conocí un lugar mágico, de aquellos que en otra época seguro sería inspirador para escribir cuentos y relatos, de aquellos que cuando te encuentras allí se para el tiempo.

Os invito a aquellos que no lo conozcáis aún, al inspirador Arboretum de la Alfaguara en plena sierra de Huétor.

Itinerario

Desde Granada tomaremos la autovía N92 dirección Almería y a escasos kilómetros tomaremos la salida a la derecha 249 Alfacar, un pequeño giro y cruzaremos la autovía por encima y llegamos al municipio de Alfacar.

La localidad es conocida por la calidad de su agua proveniente de la gran diversidad de fuentes y manantiales; así como por el prestigio reconocido de sus hornos de pan y de toda su industria panificadora: el famoso “Pan de Alfacar” que solemos tomar muy a menudo en casa ya que llega diariamente a la pequeña tienda frente de nuestra casa.

Foto: aceitedealfacar.com

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

Nos adentramos sin prisas por sus calles y tras las numerosas pendientes hacemos una corta parada, ya que a escasos metros del Parque Federico García Lorca y a los pies de la Sierra de la Alfaguara nos encontramos con El manantial de la Fuente Grande, también llamado de las Lágrimas (por su forma geométrica). La Fuente Grande es el más importante de los vestigios árabes que han llegado hasta nuestros días de la época de los califatos y del reino de Granada en Alfacar, data del siglo XI y los árabes la llamaban Ayn (ojo y por extensión fuente, por ser de donde emanan las lágrimas) damar, (lágrimas) (Aynadamar).

Aprovechamos la parada obligada para beber de sus aguas, que tan beneficiosas son para nuestra salud.

Foto: Eva Penélope

Continuando nuestra excursión, dejamos Fuente nueva a mano derecha y tomamos el desvío hacia el Área Recreativa de La Alfaguara, a 6 km. de distancia.

Tomamos esa carretera ascendiendo y a nuestros ojos se nos muestra a nuestras vista un paisaje evocador, a lo lejos las montañas nevadas y Sierra Elvira queda sumergida entre toda esa belleza a nuestros pequeños pies.

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

A medida que subimos, el paisaje va tomando la presencia de numerosas especies vegetales exclusivas de este espacio como bosques de pino y otras coníferas como el cedro. Cambia el paisaje y nos adentramos el parque natural.

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

Sin dejar la carretera y aproximadamente a unos 4 kilómetros llegamos al cruce de caminos, tomamos el desvío a mano derecha dirección al área recreativa la Alfaguara y se puede aparcar el coche al lado de la carretera.

El camino es agradable (cuando estuvimos hace una semana, estaba prácticamente todo nevado) y continuamos caminado aproximadamente 1 kilómetro hasta llegar a la entrada del Itinerario Botánico.

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

La calma y el silencio se apodera de nosotros y abrimos la puerta del Arboretum y a escasos metros aparecen la majestuosa calma del bosque de cedros milenarios, la grandeza de su belleza merece un alto en el camino…es el mejor momento de nuestro viaje.

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

Foto: Eva Penélope

A escasos metros hay unos bancos para disfrutar de la sombra y el sonido de los pájaros. De allí se pasa a una zona de árboles frutales como el cerezo, manzano o el peral. El camino continúa a la izquierda hacia un pequeño enclave de encinas, que desemboca en un pequeño arroyo que da paso a una preciosa alameda de la que merece la pena disfrutar.El sendero continúa a la derecha para internarse en una zona de abetos y después llegamos a un prado y zona de matorral. El camino continua hasta el lugar donde se inició, la entrada-salida del parque botánico.

Foto: Eva Penélope

A lo largo del camino y mediante pequeños carteles indicativos nos van mostrando los diferentes tipos de árboles y plantas, lo que hace un itinerario muy didáctico para acercar a los más pequeños al conocimiento del campo que les rodea. Es maravilloso el respeto que tienen los pequeños por el entorno natural y muy gratificante para todos nosotros que durante horas se pierdan en un entorno tan estimulante y que día a día descubran valoren la naturaleza en estado puro de la provincia de Granada.

Sin lugar a duda muchos de nosotros compartimos la idea de llamar a este lugar “El bosque mágico” y os animo a disfrutarlo en familia en cualquier ocasión.