SALUD

¡Deberes en huelga!

5views

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA), que representa a 12.000 asociaciones, pide a las familias que se nieguen a hacer las tareas escolares durante los fines de semana de noviembre.

Según la Organización Mundial de la Salud, un 34% de los niños y un 25% de las niñas españolas de 11 años se sienten agobiados por los deberes.

Su postura es la de eliminar por completo los deberes escolares porque, consideran, generan desigualdades entre los estudiantes, no permite el descanso de los niños y niñas en sus días libres y tampoco a los padres y madres disponer de tiempo para hacer actividades con sus hijos e hijas, igualmente educativas.

«Nosotros queremos recuperar el tiempo familiar de los fines de semana para estar con nuestros hijos. También queremos que el modelo cambie y se dé un salto cualitativo en el sistema educativo. Hay colegios en otros países que funcionan sin deberes, sin libros de texto y sin exámenes y obtienen magníficos resultados«, sostiene el presidente de la Ceapa, José Luis Pazos.

Ceapa ha hecho un calendario con alternativas para cada fin de semana de noviembre, como visitar un museo, hacer excursiones, ver una película, cocinar en familia…

«Tener que dejar de visitar un museo para hacer un trabajo de un pintor para el lunes es una barbaridad y sabemos que pasa», dice José Luis Pazos.

También ha creado unos documentos para orientar a las familias sobre cómo gestionar la decisión y cómo tomarla teniendo en cuenta la opinión de los menores. La organización recomienda a las familias que comuniquen su postura a los tutores de los niños y niñas argumentando por qué lo hacen, así como hablar con los niños y niñas, escucharles y fijar una posición consensuada «porque son ellos los que van a tener que ir el lunes al aula y enfrentarse con la situación». «Son personas que entienden lo que les explicamos y que pueden proponernos alternativas«, afirma Pazos.

Desde la organización aseguran que, por el momento, la respuesta de las familias y de los docentes está siendo «muy positiva».