CULTURA

Técnicas de estudio

19views

En próximas fechas nos encontramos con la recogida de notas del tercer trimestre de este curso escolar, y es probable que ante los resultados obtenidos no estemos satisfechos del todo o sean insuficientes. Ante este hecho es frecuente culpar del fracaso escolar a factores externos como son profesores, libros, exámenes y pocas veces nos detenemos a pensar que la clave para mejorar está en los propios estudiantes, y en el trabajo diario que se realiza para ello.

Para conseguir unos resultados satisfactorios no es suficiente con una capacidad intelectual, en muchas ocasiones eso es lo de menos. Lo realmente importante es tener unas pautas de organización y técnicas de estudio adecuadas que incrementen el rendimiento. En el rendimiento escolar influyen multitud de factores: la salud, condiciones de higiene y alimentación, la estructura mental, la personalidad, el carácter, el temperamento, el ambiente familiar y cultural, situación socio-económica, el medio escolar, los intereses y motivación del alumno, las técnicas de trabajo intelectual y los hábitos de estudio adquiridos.

Para obtener el mejor rendimiento, empleando el menor esfuerzo y la menor inversión de tiempo, necesitamos tres aspectos vitales:

1. Actitud positiva. Tener motivación, tener voluntad de estudiar, aceptar tu situación como estudiante, y se capaz de concentrarte en el acto de estudiar.
2. Condiciones favorables. Cuidar el ambiente y la situación del estudio.
3. Técnicas de estudio eficaces. Son las herramientas que nos facilitan el proceso de enseñanza aprendizaje. Hay diferentes tipos: selección de datos, organización y asimilación de datos, y exposición de resultados.

Debemos preguntarnos ¿cómo estudiamos?, ¿cómo estudian nuestros hijos?. Es necesario conocer la situación de partida y así mejorar los puntos débiles. Quizá no se estudie de una manera adecuada y de ahí esos resultados insatisfactorios. Para valorar este aspecto existen diferentes escalas, desde Clínica Infantil NANOS recomendamos el cuestionario de Luis Illueca ¿sabes estudiar?. Una vez que conocemos los puntos débiles debemos incidir en mejorar el ámbito al que pertenezcan: lugar, tiempo, atención, apuntes, estudio, esquemas, y/o ejercicios.

Ambiente de estudio

Lo primero que vamos a controlar es el ambiente de estudio, y para ello tenemos que incidir en seis aspectos:

1. El lugar de estudio: La familiaridad con el entorno favorecerá la concentración por lo tanto siempre debemos usar el mismo espacio. Debe estar ordenado y ventilado, a ser posible pintado de colores claros que favorezcan la iluminación.

2. Mobiliario: mesa amplia sólo con los objetos necesarios para el estudio, con superficie mate para evitar los reflejos y ubicada cerca de la ventana. La silla debe tener una altura proporcional a la altura del menor y a la mesa de estudio. El respaldo debe ser recto para mantener la columna vertebral en la posición adecuada, preferible que no disponga de brazos.

3. Silencio: para favorecer la concentración hay que estudiar alejados de la televisión, teléfono, radio, y del lugar donde conversen los demás miembros de la casa.

4. Iluminación: lo ideal es trabajar con luz natural, pero cuando esto no es posible lo más aconsejable es que la luz este distribuida por la habitación y no se proyecte sobre los ojos. Si disponemos de una lampara de mesa debemos situarla al lado contrario de la mano con la que escribimos para evitar las sombras.

5. Temperatura: mantener la temperatura alrededor de los 20ºC, ya que el frío produce inquietud y la temperatura alta fatiga. Afectando a la capacidad de atención y concentración.

6. Estado emocional: es muy importante una correcta higiene mental y física, de ahí la importancia de mantener una alimentación adecuada y descansar las horas adecuadas. Para evitar la fatiga podemos utilizar técnicas de relajación en los descansos o antes de iniciar la sesión.

Tiempo de estudios

Después debemos planificar y organizar el tiempo de estudio. Lo organizaremos en un cuadrante en el que situemos las actividades extraescolares, el tiempo de estudio, y el tiempo de ocio. Para ello debes proceder de la siguiente forma:

Cómo organizar una sesión de trabajo
Dificultad media Descanso Dificultad alta Descanso Dificultad baja
45 – 60 min 5 – 10 min 60 – 90 min 15 – 20 min 45 – 60 min

El uso de la agenda escolar es imprescindible para organizar el trabajo. En ella hay que anotar cada día los deberes, las lecciones ha estudiar, los trabajos que hay que realizar, etc. Es muy importante que sea tu hijo el que anote la información y no dependa de las informaciones de otros compañeros.

Una vez controlados estos factores que en cierta medida podemos calificar de externos, vamos a centrarnos en los que están estrechamente relacionados con el estudiante. El principal instrumento del aprendizaje es la lectura. Las aptitudes que hacen posible el aprendizaje y el pensamiento se desarrollan a partir de ella, ya sea para localizar información, organizar contenidos, retenerlos, o expresarlos. Aprender a leer y a comprender los contenidos de un texto son dos objetivos básicos para obtener aprendizajes sólidos y útiles.

Pasos para leer de forma activa
MENSAJE AUTOR
LECTURA Reconocer las palabras y su significado. (Uso del diccionario).
COMPRENSIÓN Entender las ideas del texto, el sentido y significado.
CONTRASTE Comparar el pensamiento del autor con el tuyo.
EVALUACIÓN Valorar el mensaje (crear una opinión) aceptarlo, rechazarlo o
matizarlo.
LECTOR

Cómo ser un buen lector

Para ser un buen lector debemos tener dos cualidades:
La comprensión lectora: capacidad para entender y dar sentido al texto
La velocidad lectora: número de palabras que leemos por minuto. Está en función de la edad.

Para mejorar la velocidad lectora solo es necesario entrenarse, ya que cualquier lector normal lee al 50% de sus posibilidades. Lo primero que debemos conocer son los fallos tenemos y entrenarnos sobre ellos.

Los defectos más comunes son:
Vocalización: consiste en ir silabeando de forma silenciosa a la vez que se lee, se hacen movimientos labiales aunque no emita sonidos.
Repetición mental o subvocalización: consiste pronunciar mentalmente la palabra o frases ya leídas para confirmar lo expresado.
Regresión: se trata en ir regresando sobre las líneas ya leídas de forma insconsciente para leerlas otra vez antes de terminar el párrafo.
Acompañar la lectura con el dedo índice recorriendo el texto: indica falta de madurez lectora.
Movimientos corporales: se trata de hacer movimientos que dificultan la velocidad y la comprensión, como malas posturas, movimientos de cabeza, brazos, etc. Cuando leemos solo han de moverse los ojos.

La comprensión lectora depende de descubrir las ideas principales que contiene el mensaje. Cada párrafo de los que componen un texto contiene una idea principal o subordinada que repiten, complementan o comparan con el mensaje central.

Según la relación entre idea principal y secundaria encontramos:

PÁRRAFOS DE ANÁLISIS PÁRRAFOS DE SÍNTESIS
Idea principal Ejemplos
Ideas secundarias Ideas secundarias
Ejemplos
Aclaraciones Idea principal

Para sacar el máximo provecho a nuestra lectura debemos poner en marcha otro tipo de habilidades básicas como son: – Relacionar el texto con los conocimientos y las experiencias previas. – Formular preguntas sobre el contenido esencial del texto. – Regular el proceso de comprensión con diversas estrategias: resúmenes, esquemas, formulación de preguntas, gráficos, mapas conceptuales, predicciones, explicaciones, etc).

Algunas técnicas básicas

Subrayar

Es destacar mediante un trazo las partes esenciales de un texto para centrar más la atención en ellas, ahorrando esfuerzo y haciendo más provechoso el trabajo intelectual.

Ventajas: – Es una técnica de análisis que permite llegar con rapidez a la comprensión de la estructura y la organización de un texto. – Ayuda a fijar la atención, evitando distracciones y la pérdida de tiempo. – Favorece el estudio activo y el interés por captar lo esencial de cada párrafo. – Al destacar lo importante incrementa el sentido crítico de la lectura. – Es una ayuda extraordinaria para repasar mucha materia en poco tiempo. – Condición indispensable para confeccionar esquemas y resúmenes. – Favorece la asimilación y desarrolla la capacidad de análisis y síntesis.

Método a seguir para subrayar un texto: 1. Prelectura. Para crear una idea sobre los contenidos del texto. 2. Hacer una segunda lectura para comprender la estructura y contenido del texto, una vez identificado subrayar. 3. Subrayaremos ideas principales, detalles importantes, nombres técnicos, palabras clave, frases cortas, fechas importantes. En caso de tener que subrayar un párrafo entero, lo haremos de forma vertical o con una llave en el margen izquierdo. 4. Leer lo que has subrayado. Comprobar si lo subrayado tiene sentido. 5. Para saber si hemos realizado un buen subrayado podemos utilizar las siguientes preguntas. ¿Qué?, ¿Dónde?, ¿Por qué?, ¿Para qué?, ¿Cuántos?, ¿Cómo?, ¿Quiénes?, ¿De qué se componen?, ¿En qué se diferencian?, etc.

Esquemas

Son la representación gráfica del subrayado. La síntesis de las ideas fundamentales de un tema, ordenadas de forma lógica en una estructura global. Contiene las ideas principales relacionadas con otras secundarias, diferenciando entre los elementos relevantes y los menos importantes.

Ventajas: – Nos facilita los ejercicios mentales de análisis y síntesis imprescindibles para el aprendizaje. – Contribuye a un estudio más activo, ya que obliga a tomar notas, sintetizar, expresar lo fundamental, incrementar la atención y el interés, etc. – Desarrolla la capacidad de comprensión, porque profundizamos en el texto para descubrir los elementos esenciales. – Permite captar de manera intuitiva la estructura de un tema en sus ideas y datos relevantes. – Desarrolla la memoria lógica, ejercita la capacidad de relacionar y matizar los contenidos según orden de prioridades. Facilita la expresión de lo aprendido. – Facilita la fijación, la retención y la evocación de los contenidos, obligando a una mayor precisión y concisión en el uso del vocabulario. – Pone a prueba nuestra capacidad de análisis, síntesis, claridad mental, razonamiento lógico, expresión, concisión, etc. – Constituyen un elemento muy valioso para el repaso. Es muy importante usar sólo los propios.

Pasos para realizar un esquema: – Lectura comprensiva del texto. – Subrayado del texto, como hemos explicado en el punto anterior. – Anotar al margen la idea central de cada párrafo mediante alguna palabra clave, siguiendo el esqueleto lógico del texto – Elaborar el esquema. Pasar a papel el esquema que hemos anotado en los márgenes e ir ampliándolo y completándolo. – Debemos poner palabras clave o frases muy cortas, sin detalles. – Tenemos que diferenciar las ideas utilizando distintos tamaños de letra, relacionarlas con flechas, ángulos, llaves, números. Haciendo diferentes escalones según su relevancia.

Resume

Es exponer brevemente y con nuestras palabras (síntesis) el contenido del texto. No debe ser superior al 25% de la extensión del documento. A diferencia del esquema no presenta una estructura visual.

Ventajas: – Facilitar la mejor comprensión del tema. – Facilitar la concentración mientras se estudia. – El conjunto de los resúmenes de las lecciones estudiadas nos sirve de gran ayuda a la hora del repaso y preparación de exámenes.

Para realizar un buen resumen puedes seguir las siguientes orientaciones: 1. Lectura comprensiva y de exploración en la que captemos la idea general. 2. Proceder al subrayado del texto como se explicó en puntos anteriores. 3. Formularte las siguientes preguntas: – ¿qué dice? – ¿qué partes tiene? – ¿de qué habla en cada parte? – ¿cuáles son las opiniones del autor del texto? – ¿qué piensas tú de los temas sobre los que opina el autor? – Etc. 4. Explícate a ti mismo el contenido del texto. 5. Haz el resumen del texto, teniendo en cuenta que: – Debes ser objetivo y no incluir valoraciones. – Hay que tener muy clara la idea básica del texto y secundarias. – Debemos encontrar un hilo conductor que armonía a las frases. – Tenemos que jerarquizar las ideas según su importancia pero dando unidad y significado completo. – Debe ser personal con un lenguaje común a ti. – Amplialo con comentarios del profesor. – Tiene que ser breve. 6. Repasa y lee el resumen hasta que tenga sentido.

Otros aspectos importantes

Por último en la publicación de hoy nos gustaría hacer mención a una serie de aspectos que debemos cuidar para asegurar el éxito académico:

Atención e interés por el estudio

La atención es el proceso por el que centramos de forma selectiva la percepción sobre un estímulo mientras que ignoramos el resto.

Para mejorar la atención debes cultivar las motivaciones, preguntando sobre los motivos de los estudios en general. Resuelve las causas de las preocupaciones. Cuidar el lugar y ambiente de trabajo como te propusimos en puntos anteriores. Y cuidar tu estado físico y de descanso. No obstante, todo no es cuestión de voluntad, existen técnicas específicas para mantener la atención en el caso de ser necesario.

Distracción

Suele ser la consecuencia de la disminución o la pérdida del interés, por tanto podemos decir que hay causas objetivas y subjetivas de la distracción.

Objetivas: – Temas presentados por el profesor de forma farragosa y monótona – Sobresaturación de tareas. – Incapacidad didáctica. – Ignorancia de los objetivos finales y de los pasos que hay que seguir. – Mala distribución del tiempo

– El entorno de estudio

Subjetivas: – Falta de vivencias, de actividad mental y también de léxico necesarias para el desarrollo. – Exigir tareas o niveles de contenidos para los que el individuo aún no se halla capacitado. – Falta de estimulación e interés ante tareas demasiado fáciles. – Lagunas importantes en contenidos básicos. – Problemas a nivel individual, familiar y social – Agotamiento físico – Voluntad débil – Ambiente demasiado cómodo – Falta de práctica y desconocimiento de las técnicas de trabajo intelectual

– Cansancio intelectual.

Para poner fin a estas distracciones es necesario tomar conciencia de las razones de nuestra distracción, y mejorarlas si está dentro de nuestras posibilidades.

Concentración

Es una propiedad de la atención y consiste en estar inmerso física y mentalmente en un tema con exclusión de todo lo demás durante un largo tiempo.

Una buena concentración requiere estar intensamente presente en aquello que se está haciendo, estudiar en pequeñas dosis que nos permitan centrarnos en un único objetivo, descansar lo necesario una vez que hemos conseguido el objetivo y no forzar jamás la máquina mental. Tomar apuntes durante la clase nos ayuda a mantener la atención y la concentración. Para prolongar el tiempo de concentración es conveniente cambiar la materia de estudio.

Entre los ejercicios que hay para aumentar nuestro nivel de atención-concentración se encuentran: el tachado de letras o signos, contar en sentido decreciente, realizar ejercicios en los que debamos relacionar signos y números, organizar el abecedario o formar figuras con varias piezas.

Memoria

Memoria y percepción son dos procesos inseparables. La percepción identifica y reconoce la información sensorial, la procesa y codifica para su almacenamiento en la memoria, que se encarga de la reproducción de datos y experiencias de una manera activa y dinámica produciendo una recreación inteligente.

Existen tres tipos de memoria: de almacenamiento de información sensorial, (AIS) que es de muy breve duración; memoria a corto plazo (MCP) que retiene la información de forma inmediata y durante un breve período de tiempo; y memoria a largo plazo (MLP), con una capacidad ilimitada. A su vez este ultimo tipo se divide en memoria episódica y semántica.

La memoria cuenta con diversos factores:
Los factores subjetivos son disposiciones internas mediante las cuales nos fijamos más en unas cosas que en otras. Fijamos los recuerdos en torno a intereses y motivos, dependiendo de eso ponemos más o menos atención, empleamos distintas estrategias, nos interesamos por aprender o retener los datos.
Los factores objetivos dependen del contenido que se debe memorizar, su significatividad, del tiempo del que se dispone, del tipo de tarea y de la disposición de los elementos.

Las causas más importantes del olvido son la interferencia y el deterioro. Interferencia es el olvido que se produce por el aprendizaje de nuevos conocimientos y se divide en interferencia retroactiva (provoca que lo aprendido recientemente afecte a lo que ya existe) y proactiva (dificulta nuevos aprendizajes). El olvido por deterioro se produce por el paso del tiempo. También se puede producir olvido por deficiencias en el aprendizaje.

Para desarrollar y potenciar nuestra memoria debemos mejorar nuestra percepción de la atención y la concentración. Para ello ejercitamos la observación sistemática o dirigida.
Otro método es la clasificación, captar el significado de las ideas básicas, pensar en imágenes mediante principios de exageración, novedad y acción, activar la mente mediante preguntas sobre los contenidos, técnicas como la historieta, los lugares, correspondencia, etc.

Estas son algunas de las estrategias más usadas para potenciar el aprendizaje de los más pequeños, en próximas publicaciones profundizaremos en algunas e incluiremos otras de gran interés, como por ejemplo cómo mejorar la comprensión lectora y la velocidad, cómo hacer un trabajo, cómo enfrentarse a un exámen.

No obstante estamos a su entera disposición en Clínica Infantil NANOS, C/Pedro Antonio de Alarcón Nº54, 4ºA.

María del Mar Machuca Carmona
Psicopedagoga especialista en Atención Tempana en Clínica Infantil NANOS.