CULTURAFORMACIÓN

Sendero Nacimiento del Río Castril

0views

El río Castril es el principal valor ambiental del Parque Natural de Castril, responsable además de la fisonomía y la peculiaridad del entorno.

La senda que orilla por el río Castril nos depara múltiples atractivos. Oír el constante rumor del agua no es el menos interesante. Contemplar el vuelo de una ingente cantidad de aves. Acercarnos a una ribera que pueblan nutrias y a un curso de aguas trucheras. Apreciar las formas siempre sugerentes que se labran sobre la roca caliza. Y, finalmente, dejarnos impresionar por las imponentes surgencias y manantiales de donde nace el río Castril.

Cortijo del Nacimiento

Para llegar al inicio del sendero se parte del carril que desde Castril nos lleva al cortijo del Nacimiento. Una gran tubería se nos cruza al inicio del sendero; pertenece a la central eléctrica que sigue suministrando energía al pueblo de Castril y que se encuentra un poco más abajo. Esta conducción coge agua desde el mismo nacimiento. Más adelante pararemos para ver las acequias que conducen el agua hasta la central.

Prosigue el camino subiendo una leve cuesta en cuya cima se adivina el curso del río. Desde que hemos comenzado no hemos dejado de escuchar la acequia que va por arriba. A partir de ahora, también escucharemos el choque de las aguas contra las rocas montaña abajo. Poco a poco el paisaje se va abriendo camino. Detrás de los enormes tajos que tienes enfrente se encuentra el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.

La trucha y la nutria son, de algún modo, especies emblemáticas del parque natural.

El bosque de ribera

Más adelante se encuentra una pasarela metálica que cruza el río. Es el momento de apreciar los valores y la belleza del bosque de ribera y sus especies de gran valor ecológico: los sauces, las mimbres, los juncos, etc., defensores de la calidad de las aguas y de la estabilidad de las orillas. Si seguimos el sendero, nos encontraremos unos tramos de acequia. Ésta toma su agua del mismo nacimiento y va recorriendo el borde del camino unas veces por la superficie y otras bajo ella.

Andamos un poco más y llegamos a la presa. Uno de los usos del río fue, y sigue siendo, la pesca como uso tradicional, y particularmente de la trucha. Justo antes de un hito señalizado en el sendero, llegamos a un pedregal. Estos roquedos son el hábitat adecuado para los reptiles. Uno de ellos es importante en esta sierra: se trata de la lagartija de Valverde; es habitual observarla en rocas que mantienen el calor del sol durante buena parte del día, ya que son de sangre fría y necesitan calor externo para realizar sus funciones vitales. Esta lagartija es pequeña con una cola larga, con laterales oscuros y la parte superior de la cabeza, tronco y cola son de color dorado.

El nacimiento

Un poco más adelante escucharemos el bullicio del nacimiento, término de nuestro recorrido, donde podremos disfrutar de las impresionantes vistas que hay desde el Mirador (situado frente al manantial del Nacimiento).
Este impresionante tajo también es de roca caliza, como los que hemos estado observando durante toda la ruta. Nos preguntaremos cómo es que sale el agua desde la misma roca, a presión y en tanta cantidad: nos encontramos ante una estructura geológica kárstica.

El agua de lluvia que se infiltra a través de la roca, al alcanzar los niveles impermeables, surge aprovechando huecos y fisuras, dando lugar a enormes manantiales y que en este caso, supera ocasionalmente los 9.000 litros por segundo y raramente baja de los 1.000 litros por segundo.

La fauna del río

La trucha y la nutria son, de algún modo, especies emblemáticas del parque natural. El río Castril es singular por ser uno de los ríos trucheros más importantes del sur de España. La trucha de aquí es única: los expertos han realizado análisis genéticos a las poblaciones de este río y las han comparado con las de otros. Llegaron a la conclusión de que esta población es distinta de otras poblaciones del resto de España, por lo que es una trucha que no ha sido mezclada, considerada, por ello, de mayor pureza.

Donde hay buena y abundante trucha, sumándole la buena calidad de las aguas del río Castril, es fácil pensar que exista alguna especie que regule su población. En este caso se trata de la otra especie estrella del parque natural: la nutria. El río Castril es uno de los pocos ríos andaluces donde todavía es posible observar la presencia de mamífero fluvial. Quizás habrá alguien que no lo haga, pero cuando a lo largo del sendero nos acerquemos a las orillas del río veremos excrementos de nutria. Salvando escrúpulos, podremos descubrir que las deposiciones mantienen cierto olor a pescado, revelando la dieta de estos escurridizos animales.

El pueblo de Castril

Fuera de los límites del parque se encuentra el pueblo de Castril que posee un interesante patrimonio histórico cultural. Esta población también es conocida por su tradición artesanal, ya que durante mucho tiempo la extracción de madera para la fabricación de barcos y la industria del vidrio fueron su motor económico.

Su casco antiguo y su sistema de acequias y molinos mantienen aún los aires de la época musulmana.
Entre sus calles, podrás conocer uno de los motores culturales del norte de Granada, el Centro José Saramago que ofrece multitud de actividades.

Sobre la peña que domina el municipio y que ha sido declarada Monumento Natural, se encuentran los restos del antiguo castillo, en rehabilitación tras la degradación sufrida por su uso como cementerio.

Más información

Longitud (de ida): 2,4 km ida
Duración (de ida): 1 hora
Desnivel: 100m
Tipo: Lineal
Dificultad: Baja
Tipo de camino: senda
Paisaje / Vegetación: Relieve abrupto. Paisaje sobre rocas calizas. Bosque de ribera. Manantiales y surgencias. Impronta ganadera. Amplias panorámicas.
Sombra: Poca o nula
Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. Cerciorarse de la potabilidad del agua de las fuentes.

Cómo llegar: Hasta Castril por la A-326 (Pozo Alcón-Huéscar) Desde allí tomar la pista forestal que va a Cortijos del Nacimiento, punto de inicio del sendero.
Aparcamiento: Hay un aparcamiento con unas 8 plazas al inicio del sendero.

Centro de Visitantes Castril: Ctra. A-326 a Pozo Alcón km 0,2. Castril. Granada. Tel. 958 72 00 59

Más opciones en los alrededores de Castril

Pasarela Colgante Río de Castril (Sendero de la Cerrada de Castril)

Este es un espectacular paseo que transcurre sobre una pasarela, de madera anclada en roca viva, sobre el Río Castril. Es un lugar magnífico para pasear, su acceso es libre y se puede disfrutar del sonido del agua al pasar por debajo de la pasarela y de las impresionantes vistas de la garganta donde se encuentra. Un lugar de obligado paso para cualquiera que se acerque a la comarca.

Descendiendo a la parte baja del pueblo, buscando el cauce del Río Castril, se encuentra el Parque de la Arboleda Perdida. Nos adentramos en él y lo cruzamos, al final del mismo se nos presenta el inicio de la pasarela. El camino discurre, en un primer momento, por una pasarela de madera sobre el rio Castril, sigue por una pequeña vereda hasta cruzar el cauce del rio por el puente colgante. Finalmente nos adentramos en los túneles para poder observar los saltos de agua a través del mirador. Es un recorrido corto, un paseo espectacular.

Tiempo de recorrido: 15-20 minutos.

Pantano del Portillo

Situada en el termino municipal de Castril y muy cerca de dicha localidad. Año de construcción 1999. Presa de materiales sueltos con núcleo de arcilla, con una altura de 83 m y 327 de longitud en su coronación, inunda 142,5 ha y tiene una capacidad máxima de embalsado de 33,5 hm3, regulando la cuenca del Parque Natural Sierra de Castril. La presa carece de pasos para peces estando prevista la instalación de una central hidroeléctrica a pie de presa con una potencia de 1,8 Mw.

Uno de los últimos embalses construidos en la provincia de Granada. Lo abastece el río Castril,con un aporte de más de 2.000 litros por segundo en sus fuentes. Para los que hemos conocido este río y el bellísimo discurrir por sus sierra -hoy Parque Natural-, no podemos dejar de comentar que como contrapartida a esta importante infraestructura, hemos dejado de disfrutar de su paso por este singular paraje natural.