CULTURA

Mariposario Tropical

0views

La visita al Mariposario del Parque de las Ciencias se convierte en una aventura que traslada al visitante hasta el Trópico. Con una temperatura que oscila entre los 21 y los 24 grados y una humedad del 70%, habitan hasta 20 especies de mariposas procedentes del sudeste asiático, del centro y el sur de América y de África Tropical y más de 70 especies de plantas de origen tropical y subtropical.

Un recorrido por sus instalaciones permite observar en directo el ciclo de vida de estos singulares insectos: desde que la oruga eclosiona del huevo hasta que se transforma en mariposa.

Insectos por todas partes

Los insectos representan el 85% de las especies animales conocidas, por lo que podemos decir que estos seres vivos dominan el mundo viviente. Los lepidópteros (mariposas) son un grupo muy numeroso dentro de los insectos que ha producido fascinación en todas las culturas. De echo su nombre tiene un origen griego y significa «alas con escamas».

Todos los insectos tienen el cuerpo dividido en tres partes: la cabeza donde se encuentran los órganos sensoriales (ojos, antenas, palpos, etc.), el tórax con las patas y alas y el abdomen. Todos ellos comparten un fenómeno peculiar que es la metamorfosis.

Conocer mejor el mundo de las mariposas nos permitirá comprender numerosos aspectos, tanto de ecología como sobre la complejidad de la naturaleza y de la vida.

Vida corta…larga historia

Resulta extraño pensar que estos frágiles y pequeños animales, que tienen un ciclo biológico de pocas semanas de duración, ya volaban sobre la Tierra acompañando a los dinosaurios hace más de 100 millones de años y que cuando apareció la especie humana ya eran como los conocemos hoy día.

¡200.000 especies!

Los lepidópteros son un grupo muy importante de animales de los que están descritos 120.000 especies, aunque se estima que en realidad existen más de 200.000. Pensemos que de mamíferos existen sólo 4.000 especies y representan el 0,003% del total de los seres vivos.

Se han adaptado de tal forma al planeta que se pueden encontrar en los rincones más recónditos, desde los polos a los trópicos, pasando por los desiertos, las montañas y los prados.

Metamorfosis: de huevo a mariposa

Los lepidópteros tienen un ciclo biológico muy complejo que pasa por cuatro fases: huevo, oruga, crisálida y mariposa. Cada una de ellas es tan diferente a las otras que se entiende el porqué a lo largo de la historia se han considerado especies distintas lo que sólo son diferentes etapas de un mismo ser vivo.

Las orugas son muy activas y la mayoría herbívoras. Es la única fase del ciclo que tiene como prioridad la alimentacion y el crecimiento. Come desmesuradamente llegando a ingerir diariamente una cantidad de hojas equivalente a su peso. A veces existe una estrecha relación entre las orugas y las plantas de las que se alimenta, de manera que si desaparece esta lo hará también la mariposa.

La crisálida es inmóvil. Debido a su vulnerabilidad recurre a estrategias de supervivencia muy peculiares como el mimetismo, adoptando colores y formas del entorno en el que vive. Otras, sin embargo, son venenosas. En su interior se producen cambios extraordinarios de manera que cuando se abre aparece una fase del insecto completamente diferente: la mariposa. Esta, es en realidad, la fase de reproducción de los lepidópteros.

Un insecto con escamas

Aunque no lo parezca, las alas de las mariposas están formadas por miles de pequeñas escamas ensambladas unas a otras como un tejado. Al igual que las escamas de los peces o las plumas de las aves son pelos modificados. Cada una de ellas está teñida por un pigmento de manera que el color final y los dibujos de las mariposas son la mezcla de los colores de sus escamas. Algunas mariposas tropicales tienen escamas especiales que producen efectos ópticos como tonalidades metálicas o reflejos.

Un mundo de formas y colores

Pocos seres vivos alcanzan la variedad de formas, diseños, tamaños, colores, estilos de vuelo y estrategias de supervivencia de las mariposas. Desde las que no sobrepasan los 2 mm a las que superan los 30 cm. Las hay blancas, amarillas, azules, rojas, negras, con grandes colas, espectaculares diseños, asombrosas estrategias de mimetismo… Las hay que planean, que vuelan en zig-zag e incluso las que permanecen inmóviles en el aire. Y para que no falte nada, incluso algunas carecen de boca pues no se alimentan

El paraíso está en los trópicos

En los trópicos se encuentran la mayoría de las especies de lepidópteros y, también, la mayor variedad de formas, tamaños y colores. La explicación para este «derroche» hay que buscarla en las variedad de estrategias de estos insectos. La elevada temperatura y humedad a lo largo de todo el año facilita el que haya siempre plantas alimenticias y que el ciclo biológico de estos insectos no pase por una etapa de hibernación o letargo.

Mariposas y polillas

Aunque no hay una característica definitiva que separe a las mariposas de las polillas, sí tienen algunas diferencias morfológicas y de comportamiento. Así, la mayoría de las mariposas vuelan de día, tienen vivos colores, antenas finas y pliegan las alas cuando están en reposo. Por su parte, la mayor parte de las polillas son nocturnas, tienen colores apagados, antenas plumosas y mantienen abiertas las alas cuando descansan. A pesar de ello, son mucho más diversas y numerosas en el mundo las polillas que las mariposas.

Visita virtual:

Ver la Visita

Localización:

Parque de las Ciencias

Horarios

De Martes a Sábados: 11:00 a 18:30 h.
Domingos, Festivos y víspera festivos: 11:00 a 15:00 h.

Tarifas:

General: Museo (6,50€). Planetario (2,50€).

Reducida: Museo (5,50€). Planetario (2€).

Escolar: Museo (5€). Planetario (2€).

Tarifa reducida: Mayores de 65, menores de 18 y grupos organizados de más de 15 personas.

Los menores de tres años están exentos de pago.