SALUD

M. Carmen González Trujillo y sus «Cuentos divertidos y educativos»

0views

Carmen González Trujillo

Los cuentos reflejan un punto de unión mágico entre los libros y los niños.

M. Carmen González Trujillo es Doctora en Psicología por la Universidad de Granada, con la tesis “Comprensión lectora en niños: Morfosintaxis y Prosodia en acción”, y Profesora del Dpto. de Psicología Evolutiva y de la Educación (UGR).Experta en prosodia lectora y miembro del grupo de investigación LEE (Lectura y Escritura en Español).

Dos de sus grandes pasiones son los niños y los libros. Los cuentos reflejan un punto de unión mágico entre ellas, así que decidió aventurarse a escribir cuentos. Su objetivo es subrayar el rol primordial que la prosodia —con sus dimensiones de volumen, entonación, segmentación y pausas— confiere a la lectura, con objeto de facilitar la comprensión lectora; una labor educativa con el contenido de los cuentos, y un granito de arena por incentivar en los niños el gusto por la lectura.

Tiene como línea de investigación la lectoescritura, específicamente, la prosodia lectora, donde estudios científicos han demostrado una influencia explícita en la comprensión lectora, asignatura pendiente en la enseñanza de la lectura.

Oriunda de la tierra del Quijote (Torrenueva, Ciudad Real), se asentó en Granada hace ya algunos años. Los libros la han acompañado en su devenir vital, y junto a los niños/as constituyen para ella el tándem perfecto. Hacer de la lectura el compañero de viaje inseparable de los más pequeños es su objetivo, transmitirles su entusiasmo por los libros y contribuir así a proporcionarles uno de los regalos más preciados, la pasión por la lectura.

Carmen Trujillo en las aulas

Sus cuentos van dirigidos a prelectores y lectores iniciales. Están inspirados en personajes reales, los hijos e hijas de sus amigos, y en algún adulto entrañable cuando era niño. Tienen siempre un fin educativo y van acompañados del audio —texto leído por la autora, accesible en www.cuentoscarmen.com —, con el objeto de modelar la prosodia lectora y ayudar así a extraer el significado de los textos.

Sus libros están pensados con una doble finalidad, favorecer la comprensión lectora y transmitir un contenido educativo.

Para conseguir el primero de los objetivos, la mejora de la comprensión lectora, se ha cuidado la maquetación del texto. Las palabras en negrita son las que tienen un carácter enfático en función de lo que la autora quería expresar. Además, la segmentación de las líneas se ha cuidado especialmente. Las líneas siempre respetan la inclusión de sintagmas completos, aspecto que favorece una lectura fluida y comprensiva.

Por otra parte, la adición de la audición junto al texto escrito pretende ofrecer a los niños y niñas un patrón de imitación de lectura prosódica, aquélla que integra volumen, entonación, pausas y segmentación. La lectura que hace hincapié en estos aspectos favorece la comprensión lectora, como sostienen investigaciones recientes.

Además, todos los cuentos tienen un carácter didáctico. Tratan de abordar aspectos relevantes en la educación infantil. Aprovechar una historia que divierte y entretiene es una oportunidad perfecta para enseñar también. Así, la motivación juega siempre a nuestro favor.

Cuentos de M. Carmen González Trujillo:

Las Palabras Tristes

Las palabras tristes: Ilustración Beatriz Iglesias

¿Quieres descubrir por qué están tristes las palabras?

Las palabras están tristes porque los niños han dejado de utilizarlas, han dejado de leer, de pasar ratos divertidos y apasionantes rodeados de cuentos. Ya no se acuerdan de sus aventuras con piratas, con sirenas, con astronautas, exploradores, príncipes y princesas, con duendes, gnomos, extraterrestres o brujas malvadas.

Con este cuento se pretende incentivar la lectura en los niños y niñas, concienciarlos de la enorme cantidad de aventuras y ratos divertidos que pueden pasar leyendo. Se pretende fomentar la imaginación a través de la letra impresa; en este contexto, es necesario que construyan la historia, las ilustraciones dan pistas, pero dejan un espacio a la imaginación para completar la historia.

Además, se intenta también fomentar la actividad física, obviar el sedentarismo al que se ven avocados con las nuevas tecnologías, que exigen, en la mayoría de los casos, una quietud formidable.

Los peques tienen “ganchos” a raudales, el móvil, la tablet, la psp, el ordenador, la consola…, grandes competidores de hábitos tan saludables como la lectura o el deporte. De nosotros depende diluir en alguna medida ese “enganche” , ese consumo abusivo de tiempo que suponen las nuevas tecnologías. Hacer explícito el valor de las palabras y lo saludable del ejercicio físico es un objetivo aquí.

Las Palabras Tristes ofrece a los padres la excusa para iniciar conversaciones con los niños y niñas acerca de la bondad de la lectura y el ejercicio físico. Conseguir que ese intercambio de palabras se convierta en una conducta estable depende de ellos…

Chupín

Chupín – Ilustración : Manuela Mora Muriana

¿Quién es Chupín? Un chupa-chups que quiere convertirse en parte de un camión de bomberos de juguete.

Ésta es la esencia de la historia, del cuento que aborda el valor del reciclaje. En el mundo en que nos movemos, donde los residuos crecen a una velocidad y en un volumen vertiginoso, es necesario concienciar a los niños y niñas cuanto antes de la importancia del reciclaje. Y nada mejor que hacerles partícipes de las múltiples vidas que pueden tener los objetos si nosotros les “ayudamos” a que lo consigan ;).

Inculcar la conducta de reciclar es una responsabilidad de padres y madres, un comportamiento que hay que instaurar cuanto antes. La integración de este tipo de conductas en el repertorio del niño/a hará que las repitan automáticamente, como algo natural, contribuyendo así desde pequeños a cuidar el planeta Tierra y a concienciarse de la importancia de estar comprometidos con el medio ambiente. La salud del planeta depende de todos.

Este cuento aborda también colateralmente la importancia de la higiene bucal. El protagonista come golosinas, “pero siempre, siempre se lava los dientes después”. Nada mejor, y como padres lo sabéis de lejos, que tener un personaje al que imitar, una ficción a la que hacer referencia para consolidar en los más pequeños una conducta.

El muñeco Pamuk

El muñeco Pamuk -Ilustración: Beatriz Iglesias

¿Por qué está triste Pamuk? Andrea descubre que la sonrisa de Pamuk se ha esfumado porque ya no le da besos.

La expresión emocional en los niños/as es un tema que hay que abordar desde muy temprano. La presión del grupo de referencia genera modificaciones en la conducta que, en ocasiones, no son deseables. Todos tenemos referencias de que el hábito de dar besos se ve modificado cuando los niños/as se sienten observados y juzgados por sus iguales. “Ya soy demasiado mayor para que me vean dándoles besos a mis padres”, piensan los niños/as. Tenemos que hacerles conscientes de que eso es una manifestación de cariño que no va ligada a ser pequeño, que los besos forman parte del lenguaje no verbal para expresar afecto por otra persona, independientemente de la edad que tengas. No hay que sentirse avergonzado por dar besos

Este cuento expresa ese hecho haciendo uso de un muñeco, que se pone triste porque la protagonista ha dejado de darle besos. Es una forma de que el niño/a se ponga en el lugar de papá y mamá, o de las personas a las que quiere. Ellos, como Pamuk, pueden sentirse tristes si él/ella deja de expresarles su cariño delante de otros dejándoles de dar besos.

Web:

www.cuentoscarmen.com

Mail:

[email protected]

Más info:

Facebook