CULTURA

Lactancia materna, verdades y mentiras

0views

La lactancia materna es la mejor amiga de la humanidad. De hecho es lo que nos ha traído hasta aquí. Desde que el humano es humano existe la lactancia materna y en todos estos años de experiencia ha demostrado con creces ser el mejor alimento que un bebé recién nacido puede recibir.

Sin embargo, hace algo más de medio siglo alguien que necesitaba encontrar nuevos clientes para sus excedentes de leche de vaca pensó que una buena opción sería atraer a todos los lactantes del mundo o al menos al mayor número.

Y aquí empezó el problema. Al principio les dijeron a las madres que esa fórmula que encontrarían en las latas era mejor que su propia leche. Y lo dijeron tanto y de tantas maneras que la población en general lo creyó. Y casi de golpe se perdió la cultura de la lactancia materna.

Todo el mundo opina y da “recetas” a las madres. Ante eso lo mejor es que cada mujer se informe y decida por sí misma.

Amamantar discretamente es una buena opción para no renunciar a nuestra vida social. Carmen e Inari lo hacen.

Hoy en día se realizan numerosos estudios e investigaciones para demostrar las propiedades beneficiosas de la leche materna. Y las conclusiones siempre son similares, es el mejor alimento para nuestros bebés porque contiene en cada momento aquello que nuestro bebé necesita. Existen profesionales de diferentes áreas de la salud y la sociología dedicadas a demostrar los numerosos beneficios de la leche materna. Y viendo todo esto desde fuera hay gente que dice que se ha puesto de moda la lactancia materna. Una moda que lleva milenios…

Los beneficios de la leche materna los recibe el bebé amamantado a corto y a largo plazo, le van a acompañar a lo largo de su vida. Los recibe la madre que también estará más protegida ante ciertas enfermedades como cáncer de mama, de ovarios o de útero, ante la osteoporosis, la depresión postparto y otras enfermedades. Y los recibe también la sociedad en general porque tendremos ciudadanos más sanos física y emocionalmente, tenemos muchos menos desechos y menos contaminación porque no hay procesos de fabricación ni de envasado.

Así que nos encontramos con un gran desconocimiento y muchas mentiras alrededor de la lactancia materna. Mentiras que llevan años repitiéndose. Y de tanto repetirlas a veces se confunden con verdades. Aquí vamos a explicar las más conocidas y extendidas.

¿Es cierto que el pecho se da cada tres horas y diez minutos en cada pecho?

No. El pecho se da a demanda, es decir cada vez que el bebé pida. Nuestro bebé es quien sabe cuándo tiene hambre. Y esta es la única manera de producir lo que nuestro bebé necesita. Además con la leche materna no se sobrealimenta al bebé, su estómago no tiene que descansar para hacer la digestión. De hecho los primeros días están mamando casi sin interrupciones. Porque en el pecho encuentran mucho más que alimento y es donde se sienten más a salvo en un mundo donde los ruidos y la luz son mucho más intensos que eran antes, dentro de la barriga de mamá.

¿Hay que esperar a que el pecho se llene entre toma y toma?

No hay que esperar a que esté lleno. La leche se produce en el momento de la succión.

¿Hay que esperar a que suba la leche para alimentar al bebé las primeras horas de vida?

Desde antes del nacimiento del bebé la madre tiene preparado el calostro, que se considera oro por sus numerosas y valiosas propiedades. Es una medicina natural que el bebé debe tomar en ese momento porque luego será sustituido por leche de transición y luego leche madura. Se produce en cantidades muy pequeñas (5 o 6 ml) como una cucharadita de café porque esta es la cantidad que cabe en el estómago de un bebé recién nacido. Por esto es imprescindible que cada bebé sea colocado sobre su madre desde el mismo instante en que nace, incluso en caso de cesárea, para que el primer agarre sea cuanto antes. El agarre en la primera media hora de vida salva millones de vidas en todo el mundo.

Carmen nació por cesárea y fue colocada al pecho inmediatamente.

¿Hay leches aguadas o de mala calidad que impidan que el bebé engorde?

Todas las leches alimentan, el bebé es quien regula la cantidad y la calidad de la leche que produce la madre, haciendo que contenga los nutrientes que se necesitan en cada momento.
En cada toma la leche que sale al principio contiene más agua y la que sale al final tiene más grasas. Es importante dejar al bebé al pecho el tiempo que necesite para obtener toda la toma completa, porque así lo necesita.

En cada toma la leche que sale al principio contiene más agua y la que sale al final tiene más grasas.

¿Cuando duele el pecho hay que suspender la lactancia?

El dolor es una señal de que algo va mal. Si duele hay que consultar con alguien que sepa de lactancia para ver a qué se debe y poner solución. A veces puede ser mala colocación de nuestro bebé. Pero otras veces puede ser por otras causas. Pero en ningún caso hay que suspender la lactancia.

¿La leche materna aporta algo después de los seis meses?

La leche materna aporta todos los nutrientes que necesita nuestro bebé. Después de los seis meses sigue siendo el alimento más importante que puede recibir. Y después del año aporta mucho más de la mitad de lo que necesita. De hecho la recomendación de organización como la OMS (Organización Mundial de la Salud) , UNICEF, AEPED (Asociación Española de Pediatría), Asociación Americana de Pediatría, y también Mamilactancia, es dar el pecho como mínimo hasta los 2 años de vida. Los primeros 6 meses de vida exclusivamente pecho, sin manzanillas ni otras infusiones. A partir de los 6 meses de vida combinando con otros alimentos. Mantenerlo como mínimo hasta los 2 años y a partir de ahí hasta que la madre y el bebé quieran.

David disfruta de ser amamantado con más de diez meses

¿Cómo introducir la alimentación sólida sin abandonar la lactancia materna?

En Mamilactancia también dedicamos un espacio importante a la introducción de la alimentación complementaria en bebés amamantados.

Una introducción de alimentos no respetuosa puede acabar con una lactancia.

Partimos de la idea de que no hay un día exacto a partir del cual nuestro bebé debe empezar a comer sólido. Siguiendo las recomendaciones de la OMS y de la AEPED (asociación española de pediatría) los bebés se deben amamantar de forma exclusiva hasta cumplidos los 6 meses de vida y complementando con otros alimentos hasta los 2 años como mínimo.

Una vez cumplidos los 6 meses se puede empezar a ofrecer alimentos distintos a la leche materna de forma aislada (de uno en uno para valorar posibles alergias) y respetuosa. No hay un orden específico para la introducción de los alimentos ni tampoco hay alimentos imprescindibles (no tiene que comer de todas las frutas, ni de todas las verduras, ni de todas las carnes, ni de todos los cereales, etc. Los adultos tampoco lo hacemos)

Hasta al año de vida la leche es su alimento principal, por lo cual cualquier alimento distinto es para complementar la alimentación al pecho no para sustituirla. Es importante evitar castigar o premiar con el pecho, nunca decir “si te lo comes todo te doy teta” o “si no te terminas la fruta no hay teta”.

Primero el pecho y después los alimentos sólidos, en el momento y cantidad que el bebé demande.

Reglas de oro

– No hacer purés con la comida, el bebé necesita saber qué está comiendo para luego ser un buen comedor. – Nunca obligar a un bebé, niño o niña a comer.

– Ofrecer cantidades para niños.

PARA COMER COMO UN ADULTO HAY QUE SERLO

Yago probó el plátano y el arroz con más de seis meses sin necesidad de triturados.

A Yago le sigue gustando mucho comer y probar cosas nuevas.

Inari se relaja con la teta después del baño

Yago con ocho meses sigue disfrutando de la teta donde y cuando la necesita, aunque ya come de todo lo demás.

En casa de Eva y Marcos, Olaya con 3 años recién cumplidos (plato centro foto) y Yago con casi 11 meses (plato superior foto) comen y cenan (foto) lo mismo que el resto de la familia, en cantidades para niños y con ayuda de mamá o papá para trocear. Y con la seguridad de obtener los nutrientes necesarios de la leche materna.

Candela sigue disfrutando de los beneficios de la leche materna con casi dos años y con su camiseta con mensaje “lactancia materna 100% ecológica”.

Cándida Cabrera Castro y Montserrat Sánchez Ferrer (Mamilactancia).