FORMACIÓN

Importancia del gateo para una destreza manual correcta

0views

gateo1-5704908
El gateo es el desplazamiento que se produce por la acción coordinada de brazos y piernas, con el apoyo de las manos y de las rodillas encontrándose el tronco paralelo a la superficie de desplazamiento y con la parte delantera del mismo orientado hacia ella.

El gateo es un forma determinada de cuadrupedia, lo que quiere decir caminar con cuatro apoyos. El gateo puede preceder al desarrollo de la marcha, aunque no siempre sea así, puesto que no todos los niños y niñas gatean antes de caminar (Berruezo, 2000).

El gateo es la primera forma de desplazamiento que tienen nuestros bebés. Con ella descubren, aprenden y exploran el mundo que les rodea.  El gateo conlleva múltiples beneficios.

Beneficios generales del gateo:

  • Favorecer la extensión del cuello y, por tanto, la exploración del medio.
  • Desarrollan el patrón cruzado, mediante la alternancia de los dos hemicuerpos (mano derecha, pie izquierdo; mano izquierda, pie derecho). Con ello desarrollan los cambios de peso (imprescindibles para un buen equilibrio) y una buena organización corporal a nivel neurológico.
  • Desarrollan en sistema vestibular, implicado en el equilibrio y en la percepción de la localización de cada una de las partes del cuerpo.

gateo2-400x300-6178422

Beneficios en la motricidad fina:

  • Estabilidad escapular. Mientras el bebé gatea, todo el tren superior del niño está recibiendo estímulos propioceptivos, que mediante la presión que ejerce el propio peso del cuerpo en los brazos, va fortaleciendo la cintura escapular y dándole estabilidad a la articulación que posteriormente nos dará seguridad para poder manipular y en un futuro próximo comenzar con la escritura.
  • Estimulación táctil. Debido a las diferentes superficies por las que gatean los bebés, éstos van recibiendo información de múltiples texturas, necesarias para un correcto desarrollo sensorial de la palma de la mano del niño.
  • Creación de los arcos palmares. Para coger objetos, la mano debe adaptar su forma. En una superficie plana la mano se extiende y se aplana. Cuando se quiere coger un objeto voluminoso, la mano se ahueca y forma arcos orientados en tres direcciones: en sentido transversal, en sentido longitudinal (los arcos que están constituidos en cada dedo, por el metacarpiano, y las falanges correspondientes) y oblicuo. Los dos arcos longitudinales más importantes son el arco del dedo medio y el arco del índice. En sentido oblicuo, se forman los arcos de oposición del pulgar con los otros cuatro dedos, el más importante de estos arcos reúne y opone el pulgar al índice, y el más extremo de los arcos de oposición pasa por el pulgar y el meñique. Como se puede comprobar, sin un niño no gatea, puede tener problemas de motricidad fina importantes.
  • Coordinación óculo-manual. El niño aprende a reconocer las distancias, mediante la distancia entre su ojo y su mano, cuya buena coordinación le permite coger objetos, llevarlos a la boca y explorar en definitiva su entorno. Esta coordinación óculo-manual es muy importante para la adquisición de la escritura.