CULTURA

Cortos de animación para aprender en valores (parte I)

2views

El cine, además de ofrecernos historias emocionantes, también puede ser un excelente recurso en la educación de los niños.

Por esto me ha parecido interesante empezar a compartir con vosotr@s una selección de cortometrajes de animación (más accesibles para los peques), para reflexionar sobre la importancia de la amistad, el trabajo en equipo, el respeto, la tolerancia, la autoaceptación, y muchos otros valores importantes para una vida plena y feliz.

Os recomiendo que los veáis antes de ponérselos a los niños y niñas, pues la edad adecuada para verlos varia de unos a otros, pero no os los perdáis porque son muy interesantes.

¡Y que los disfrutéis en familia!

La Luna

Un bonito corto para chicos y grandes que nos enseña que debemos dejar que los niños elijan su propio camino.

El vendedor de humo

Un vendedor ambulante llega al pueblo ofreciendo una extraordinaria mercancía: hacer realidad los sueños de sus habitantes. Ganarse la vida haciendo feliz a la gente debería ser una tarea fácil, sin embargo, hay veces que las cosas no son lo que parecen y puede complicarlo todo.

La Leyenda del Espantapájaros

Un espantapájaros vive una vida triste y solitaria. Sólo desea hacer alguna amistad, pero todos los pájaros huyen de él, como si le temiesen. Pero…¿podrá un espantapájaros rebelarse contra su destino…y sobrevivir a él?

Una pequeña historia de terror pero con un mensaje de valor y esperanza. Además de poder trabajar el tema de las metáforas.

Una mujer frente al espejo

La preocupación e inconformidad con la apariencia física es un problema real que daña tanto a mujeres como a los hombres.

Cuerdas

Escrito y dirigido por Pedro Solís García. Cuerdas ha sido el ganador del Goya® 2014 en la categoría de «Mejor cortometraje de animación español». Para Pedro Solís este es su segundo premio Goya®, ya que en el año 2011 también fue galardonado en la misma categoría por su anterior trabajo, «La Bruxa».

La película, repleta de matices, narra una tierna historia de amistad entre dos niños muy especiales pero también es una obra que habla de valores e ilusiones y que es capaz de cautivar al espectador desde que aparece en pantalla el primer fotograma y se escucha la primera nota musical hasta los agradecimientos finales.

La calificación del nuevo cortometraje de Pedro Solís es para todos los públicos, con el añadido de especial interés para la infancia, ya que el Ministerio de Cultura ha recomendado el corto por su vocación educativa.