FORMACIÓN

Ayuda a tu hij@ a hablar

8views

El lenguaje de forma oral se inicia en la comunicación de nuestro hijo desde que nace. La familia y su entorno van a ser los que influyan y proporcionen al bebé las primeras experiencias a su lenguaje, para que este sea vivo y variado.

Cuando no existe comunicación entre el niño y adulto, el desarrollo de las capacidades comunicativas se detiene, por lo que, aparte de disponer de facultades biológicas para el habla, el niño ha de contar también con un medio social adecuado. Esto jugará un papel importante en la adquisición del lenguaje, ya que el deseo o no de comunicarse viene determinado por unas relaciones positivas o negativas con las personas cercanas.

El logopeda se encargará de tratar el desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje oral y el habla, en especial cuando existe poca comunicación del niño con su familia. El logopeda junto con otros profesionales, va a tener un papel importante en este aprendizaje, al igual que la influencia de los que le rodean va a ser decisiva.

Nuestro objetivo principal es que su hijo continúe adquiriendo de la forma más adecuada el lenguaje oral y el habla. Conscientes de la importancia que su correcta adquisición tiene para el desarrollo como persona. El trabajo del logopeda va a ser crucial en la etapa infantil, ya que es la etapa “critica” del desarrollo del lenguaje y es fundamental por las siguientes razones:

– La necesidad de intervenir lo antes posible dado a que su cerebro y neuronas están en plena fase de desarrollo y las posibilidades de estimulación a edades tempranas.

– Importancia del área del lenguaje como herramienta de desarrollo de la comunicación social, la inteligencia, para expresar sentimientos, deseos e ideas, comprender las intenciones y mensajes que le expresan otros niños y adultos…

– La etapa de educación infantil es el momento crucial para el desarrollo y expansión del lenguaje. Por ello tiene una labor muy importante para detectar y prevenir dificultades que se inician en la evolución comunicativa infantil.

– Necesidad de aportar a los demás profesionales y a la familia el asesoramiento adecuado que aporta la Logopedia.

– Uso del lenguaje oral y el habla como medio de comunicación en diferentes situaciones.

– La lengua oral como medio de comunicación, para aprender, pensar…

– El aprendizaje del lenguaje oral y el habla requiere un grado de motivación, interacción con otras personas, una técnica…

– Igualmente, será de gran utilidad para trabajar el lenguaje oral y habla con alumnos con necesidades educativas que presenten problemas en esta área.

El logopeda utiliza métodos y técnicas individualizados y personalizados, según las materias y características del niño, utilizando para todo ello materiales atractivos y variados. Es muy importante elevar la autonomía y autoestima personal del niño con actividades adaptadas al nivel de educación infantil.

Pero lo más importante en todo esto, va a ser el asesoramiento que ofrecerá el logopeda como profesional sanitario del lenguaje a los familiares del niño, ofreciendo pautas y consejos, aparte de ejercicios para realizar con su hijo. Debe de crearles una “atmosfera” de confianza y acercamiento y sobre todo dejar que su hijo consiga sus logros sin presión y con refuerzos positivos (como por ejemplo alabanzas, pequeñas recompensas…)

Para finalizar, una serie de consejos para aplicar en la mejora del desarrollo del lenguaje oral y habla de su hijo:
– Potenciar y motivar la práctica lectora. Lea cuentos y pregúntele a sus hijos, déjele que utilice su hijo libros con alto contenido visual de imágenes y muy animados. También puede cantarle canciones.

– Utilizar constantemente un lenguaje claro, evitando los diminutivos (ejemplo: cosita, chiquitito…) y el lenguaje infantilizado (ejemplo: “papes” en vez de zapatos, “guauguau”, en lugar de perro…) siempre repitiéndole de manera correcta las palabras y expresiones que pronuncie mal, nunca reírse de sus fallos.

– Respetar el ritmo personal del niño cuando se expresa. No interrumpirle cuando cuenta algo. No anticipar su respuesta aunque tarde en darla.

– Habituar al niño a que sepa escuchar y que él también sea escuchado.

– Acostumbrar al niño a que mire a los ojos a la persona que habla, acudir cuando se le llama, atender a lo que se dice, que sepa escuchar hasta el final.

– Utilizar la motivación a través de la realización de sus actividades y juegos favoritos, reforzándoles la autoestima con premios.

Rehabilitación en infantil y juvenil mediante terapia de logopedia y psicopedagogía.
Para más información, no dude en consultarnos.