CULTURA

Aprender idiomas desde pequeños

0views

La mayoría de expertos indican que el aprendizaje de un segundo idioma debe iniciarse cuanto antes mejor. Sólo unos pocos lo cuestionan, indicando que es mejor que el niño inicie un segundo idioma cuando tengan ya las bases de un primero. Este criterio es sólo aceptado en parte cuando el aprendizaje del segundo idioma es sólo muy parcial (poco tiempo de dedicación, poco interés, poco esfuerzo, etc).

Lo que es indudable es que el cerebro del niño es como una esponja. La mente infantil absorbe los conocimientos de forma insaciable ya que las redes neuronales se están desarrollando especialmente durante los cuatro primeros años de vida.

Desde el punto de vista neurológico, el aprendizaje de idiomas facilita el desarrollo de la atención, ejercita la memoria, potencia la capacidad de concentración y estimula la creatividad.

Desde el punto de vista social, los idiomas, además de ser un vehículo de comunicación, permite a los niños tener menos prejuicios, y tener una visión más plural así como un campo de relación mayor. El aprendizaje de un segundo idioma facilita el aprendizaje de nuevos idiomas.

El proceso de aprendizaje de un idioma debe seguir unas etapas progresivas en las que primero se debe familiarizar a los niños con los sonidos y posteriormente pasar a las fases de comprensión, expresión, lectura y escritura secuencialmente.

El aprendizaje de un idioma a una edad temprana facilita un aspecto especialmente difícil cuando se inicia en una edad más avanzada y es el de la pronunciación. Cuanto antes inicies un idioma más facilidad tendrás para tener una buena pronunciación.

Se recomienda que el niño aprenda un idioma, extensible a cualquier edad y aprendizaje, en un contexto de disfrute. Para ello existen multitud de métodos que incorporan la música, el juego y las nuevas tecnologías interactivas que hacen su aprendizaje más lúdico. Se recomienda una dedicación mínima diaria del niño a un nuevo idioma de 15 minutos. Lo que no se practica, se olvida y es mejor que haya una continuidad en casa de ese aprendizaje viendo DVD´s o escuchando la TV, si no es posible la práctica familiar.

En el caso de tener padres con dos idiomas maternos diferentes es mejor mantener siempre con cada uno de ellos su idioma materno.

Desgraciadamente en España se calcula que el 83% de los estudiantes no comprenden el inglés al finalizar la ESO lo que los situará en una posición difícil más adelante a la hora de encontrar un trabajo en un contexto laboral cada vez más global. Se considera que quienes no tengan un segundo idioma, especialmente el inglés, además de no tener conocimientos informáticos mínimos, serán los nuevos analfabetos sociales.